Bienvenidos al mar de Seto, donde una carretera recorre 7 islas a través de sendos puentes. Es la Shimanami Kaido, una ruta espectacular con una naturaleza que quita el hipo y que os recibirá a ti y a tu bicicleta con los brazos abiertos. Ah, bueno… y vamos disfrazados de dinosaurios.