En Sídney hay muchísimas cosas que hacer, pero si hay algo que se ha ganado su fama durante los últimos años es el BridgeClimb, literalmente caminar sobre la parte más alta del puente de la bahía hasta llegar a la cima. Una experiencia difícilmente comparable que ofrece, además, unas vistas espectaculares de la ciudad. Frente al puente se encuentra el palacio de la Ópera, probablemente el edificio más reconocible de todo el mundo. Tan imponente en el interior como en el exterior, quizá te sorprenda ver que en realidad su forma exterior no es blanca, como piensas.