6.210 kilómetros, de Honolulu a Tokio, solo para dar un abrazo y volver. Hay cosas por las que vale la pena el esfuerzo.