En el bosque de Aokigahara, a los pies del monte Fuji, ocurre desde hace décadas un fenómeno escalofriante: la gente viene aquí a suicidarse.