En el corazón de Filipinas pasa casi desapercibido un paraíso con volcanes, playas de arena blanca, almejas gigantes, cataratas e islas desiertas. Es Camiguin, una isla con dos satélites (Mantigue Island y White Island) donde la vida transcurre despacio, ajena al turismo masivo y al ajetreo de las grandes ciudades. En esta primera entrega visitamos la isla Mantigue, con una reserva submarina repleta de corales y peces de colores, y subimos al volcán más alto de la isla para llegar a las cataratas de Binanawan.