En Japón hay decenas de miles de templos, y sin embargo no hay ninguno tan icónico como este, el Itsukushima Shrine. Una puerta sobre el mar y un templo que deja pasar el agua bajo él en Miyajima, una isla frente a Hiroshima con una naturaleza espectacular.