Pasan los años y la Guelaguetza de Oaxaca, en México, sigue creciendo y atrayendo a visitantes de todos los rincones del mundo. Mi viaje alrededor del mundo me ha traído al corazón de México, donde reside la mayor diversidad de culturas, lenguas y etnias de todo el país. Una fiesta de hermandad y cooperación altruista que se ha convertido en un símbolo y motivo de orgullo para todos los oaxaqueños.