Ya sabéis que me encantan las sorpresas, y esta me ha enseñado más de una cosa.