A la mayoría nos suena ya familiar el concepto Riviera Maya, uno de los destinos turísticos más conocidos de México. Pero esta isla, frente a la Península del Yucatán, no siempre ha sido el destino paradisiaco que es hoy. Hace una década la cantidad de mosquitos y las pocas comodidades de la isla no atraían ni siquiera a los locales. Hoy es uno de los destinos de playa más prometedores de México, con playas de arena blanca (aún) sin masificar y una clara voluntad de mantener su espíritu de crecimiento controlado.