Hong Kong ha sido una región bajo la influencia británica hasta hace muy poco (1997), así que, pese a ser oficialmente una región de China, es una mezcla de culturas difícilmente comparable. Edificios en ruinas conviven con rascacielos ultratecnológicos adosados a ellos, y centenares de coches eléctricos Tesla se mueven por la ciudad entre camiones destartalados. Una ciudad llena de contrastes que es la siguiente parada en nuestro viaje alrededor del mundo. A partir de ahora viviremos en plena naturaleza y con las ciudades muy, muy lejos.