Kioto es la última parada de nuestra estancia en Japón, antes de continuar nuestra vuelta al mundo. Kioto es sinónimo de templos, de cultura y de historia. Fue la capital de Japón durante más de mil años y reúne más de 2000 templos y palacios. Una ciudad como no hay otra, personalmente mi favorita de todo el país. El bosque de bambú de Arashiyama, la subida al Fushimi Inari, el palacio de Nijo…