Tras un largo recorrido llegamos a la isla Sur de Nueva Zelanda. Atravesando Wellington, Picton y Nelson llegamos hasta Franz Josef, un destino al que todos vienen a ver el glaciar desde el suelo y desde el aire. Hay veces en las que el tiempo no permite volar, pero el glaciar oculta maravillas no solo en su superficie sino bajo la montaña que corona.