Llegamos a Manuel Antonio, el centro turístico de Costa Rica, donde tanto las playas como el Parque Nacional se conservan en perfecto estado pese a la reciente entrada del turismo masivo. Guacamayos, perezosos, monos, mapaches, pisontes, ciervos y toda clase de aves y roedores que aún no somos capaces de identificar tienen su hogar entre estas montañas y playas. La particularidad del Parque Nacional de Manuel Antonio es que su principal atractivo para muchos de sus visitantes es su playa, de aguas tranquilas y resguardada del viento y el oleaje. El precio a pagar es la convencia con monos, mapaches y pisontes que harán de tu bolsa su festín, se coma lo que hay dentro o no.