San Francisco, en California (EEUU) es una de las ciudades más abiertas del mundo. Las colinas moldean las calles y las casas victorianas le confieren un estilo único. Aunque lo más conocido es el Golden Gate y el tranvía, lo mejor de San Francisco es lo que no se ve, lo que subyace en esta ciudad capaz de acoger a quien quiera convertirla en su hogar.