Cuanto más al sur de Nueva Zelanda vamos, menor es la temperatura y más salvaje la naturaleza. Hoy recorremos Wanaka y Milford Sound; el primero para explorar un glaciar, Roy’s Glacier, en el que los ojos de los turistas no suelen recaer, pero que no tiene nada que envidiarle a los más visitados. El segundo para comprobar si tanta fama es merecida. Dicen de Milford Sound que es la octava maravilla del mundo, y que es lo más bonito de este país. Sus montañas y fiordos de agua casi negra tienen una particularidad difícil de encontrar hoy en día: ningún ser humano los ha pisado jamás.