Queenstown es la capital de la aventura. Nombrada así por ser “digna de una reina”, esta zona de Nueva Zelanda acoge todos los deportes de acción que puedas imaginar. Desde vuelos en ala delta y paracaídas hasta saltos de “bungy jumping”, descenso de los rápidos de un río montado en una tabla, paracaidismo y un sinfín de actividades por agua, tierra y aire. Una de las principales atracciones es el llamado Luge, un camino cuesta abajo que se recorre con un vehículo sin motor, apto para todas las edades, en el que la velocidad depende de la cantidad de adrenalina que estés dispuesto a liberar.